LA PIGMENTACIÓN. Clave para un bronceado natural. - AB7 Cosmética | Cosmética Personalizada | Productos Exclusivos Abelay
Para un bronceado natural es importante conocer el nivel de pigmentación de nuestra piel. El nivel de melanina determina el color de nuestra piel.
bronceado, playa, piel morena, pigmentación, fototipo,
22712
post-template-default,single,single-post,postid-22712,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-4.2,menu-animation-underline,smooth_scroll,no_animation_on_touch,qode-elegant-product-list,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

LA PIGMENTACIÓN. Clave para un bronceado natural.

Llegado el verano tod@s pensamos en el bronceado de nuestra piel.

Hoy queremos hablaros de un factor que se tiene muy en cuenta para elaborar los productos mas convenientes para tu piel: la pigmentación.

Con el test de piel que realizamos en Ab7 Cosmética https://www.cremaycosmeticanatural.es/cosmetica-personalizada/también medimos el nivel de pigmentación que posee vuestro rostro y cuello. Este proceso lo realizamos mediante un proceso de absorción, es decir, con un sensor  emitimos una luz con diferentes longitudes de onda y un detector recoge la luz reflejada por la piel.

Vamos aplicándolo por diferentes zonas de tu rostro para obtener un rango de medidas: si es muy variado significará que la piel tiene tendencia a manchas, si es homogéneo, no le aparecerán muchas manchas en la piel. Con esta información en nuestras manos buscamos los ingredientes adecuados para suavizar y hasta hacer desaparecer las manchas existentes y prevenir la aparición de otras nuevas.

Vamos a investigar un poquito qué es esto de la melanina y como tenemos color en la piel. 

El color de la piel de cada persona está determinado, en gran parte por su herencia y se debe a la presencia dos tipos de pigmentos. La melanina de la epidermis y la hemoglobina de los glóbulos rojos que circulan por los vasos sanguíneos situados en la dermis. La melanina es la responsable del color moreno de la piel y se aloja en unas órganos llamados melanosomas que se encuentran en las células especializadas llamadas melanocitos

Las diferencias del color dependen del número, y tamaño de los melanosomas dentro de los melanocitos, lo cual depende de nuestros genes.

Pero la cantidad de melanina que se forma en la piel depende en gran medida del sol. La melanina es un filtro que refleja la radiación solar  hacia fuera impidiendo que penetre en el cuerpo. Por tanto, la melanina, sirve principalmente para proteger de los rayos solares.

La capacidad de fabricación de la melanina, y por lo tanto, el grado de defensa de la piel, sirve a los dermatólogos para diferenciar los tipos de piel según su grado de tolerancia a los rayos del sol (fototipos). Hay seis fototipos desde albinos (fototipo 1, con piel totalmente blanca muy sensible a la radiación solar) hasta negros (fototipo 6, con piel que no se quema nunca por los rayos del sol). Además de por el sol, la formación de melanina está estimulada por factores hormonales como la hormona activadora de la melanina (MSH) o los estrógenos (hormonas sexuales femeninas). Por ello durante el embarazo las mujeres se ponen más morenas, y también es más fácil que aparezcan manchas oscuras en la piel.

Ahora vamos a explicaros cómo conseguimos ese maravilloso bronceado que muchas vamos buscando en el verano. 

El hecho de que la piel se broncee como consecuencia de los rayos solares constituye una reacción defensiva de la piel que evita que se queme y se dañe. La clave está en las diferentes propiedades de los rayos UV-B de onda corta y los rayos UV-A de onda larga. Necesitamos ambos para obtener un bronceado atractivo y duradero. Los rayos UV-B hacen aumentar la producción de melanina y consiguen engrosar la piel que actúa de protector antisolar natural. Si bien, el bronceado de la piel sólo se produce cuando los rayos UV-A y el oxígeno matizan la melanina. Así pues, el secreto del bronceado se encuentra en la interacción de los rayos UV-A y UV-B.

Los rayos UV-A son responsables por tanto de un bronceado rápido y visible, mientras que los rayos UV-B se encargan de que el bronceado sea intenso y duradero.

 



Para ofrecerte un mejor servicio, nuestra página Web utiliza Cookies. Para continuar navegando debe aceptar nuestra Política de Cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar